martes, 16 de junio de 2015

Danza de las cintas en Los Cristianos

 
Se puede contemplar a José Melo Martín; los bailadores Ofelia Melo Tavío, Felisa Brito, Mª Jesús Brito González, Lucía Barrera García, Eladio Martín Fumero. Y como tocador, Sergio Martín Martín. Década de 1960
 
En el primer programa de los festejos en honor de Ntra. Sra. la Virgen del Carmen, que se celebraron el sábado 18 y el domingo 19 de Octubre de 1924, se recoge que a la procesión del día 19 la acompañó una danza regional, la danza de las cintas, bailada por jóvenes del lugar: Acompañará a la procesión una danza regional, bailada por jóvenes de dicho puerto.
Hasta la década de 1970, con algunos altibajos, se bailaba delante de la Virgen del Carmen, a ritmo de isa. Hay varias voces en el pueblo que recuerdan este baile de las cintas desde los comienzos de las fiestas. Desde estos primeros momentos estaba al frente de la danza José Melo Martín, Pepe Melo. De esa época Nicomedes Martín Melo recuerda que José Díaz Melo aguantaba el palo y que entre los bailarines estaban, José Martín Melo, Antonio Melo Melo, Aurelia y Rosario González, Aquilino Melo, Eloy Melo, Pilar Mora Cruz y María Pérez. Los ensayos los realizaban en un local de Nicolasa Martín, madre de Pepe Melo.
Según apuntó Nicomedes Martín Melo, quien fue miembro de la parranda, en la década de 1920 se bailaba el son de polka; como tocadores recuerda a Eustaquio y Luis Domínguez León y a Juan Melo. Cuando Nicomedes Martín se integró a la parranda, a comienzos de la década de 1930, se iniciaba con ritmo de polka y se terminaba con isa, en estos años también pertenecían a la parranda, Anselmo Melo, El Fula, Juan Alayón y Manuel Fraga.
 
En primer término, José Melo Martín y Anselmo Melo
 Los tocadores, Germán Alonso y Sergio Martín
El lugar de procedencia de esta danza es una incógnita, pudo haber sido adaptada de las de Güímar, las de El Escobonal, de Igueste de Candelaria o la de San Miguel de Abona, lugar este último donde también se bailó. La danza bailada en Los Cristianos se diferencia de las ya reseñadas, además de su ritmo, que en lugar de tajaraste se utilizaba polka e isa, en el número de bailadores que en vez de doce son ocho: cuatro hombres y cuatro mujeres; además de un hombre para sujetar el palo y la parranda con instrumentos de cuerda.

Pilar Mora Cruz y José Martín Melo. En un acto de festejos en la década de 1970

Cada uno de los danzantes porta una cinta de distinto color, sujeta a la parte alta del palo, y al son de la música van entrecruzándose hasta trenzar las cintas en el palo hasta un punto preconcebido, a partir del cual se destrenza; y así una y otra vez hasta el final de su recorrido, que en este caso sería el final de la procesión.
En sus primeros años se bailaba con ropa de calle, según diversos miembros que pertenecieron a esta agrupación en la década de los años cincuenta alquilaban los trajes tradicionales y en los años sesenta se adquirió una propia, una vez que comenzaron a realizar actuaciones en el insipiente circuito turístico. Esta danza de camino abrió la procesión de las fiestas del Carmen hasta finales de la década de 1970. Se tiene constancia de una actuación el 9 de julio de 1979 como cierre de una semana cultural organizada en Las Zocas, San Miguel. 

Documentación: BRITO, Marcos: Los Cristianos 1900-1970. Vida cotidiana y fiestas populares]. Llanoazur ediciones