lunes, 28 de noviembre de 2016

Mujeres limpiando pescado en Los Abrigos. c. 1963

Mujeres limpiando pescado en Los Abrigos. c. 1963


Enumerar a las mujeres que en Los Abrigos se dedicaron a las labores de venta de pescado sería interminable. Desde Los Abrigos, Granadilla de Abona, solían trasladarse a su Municipio, al de San Miguel de Abona y Arona, e incluso ascender hasta Vilaflor o llegar por la carretera vieja hasta Arico, Fasnia y El Escobonal.
Citar a Candelaria Marcelino Ramos, que comenzó en estas labores siendo una niña, de la mano de su madre, Amelia Ramos y que apunta: Todas vendíamos pescado, Dolores, tía Juana, tía Antonia Fariña, Eusebia, gente más vieja y después nosotras más jóvenes. De la época mía estaba yo, yo por delante, estaba Carmen mi cuñada, estaba María Elena, que era mi hermana, estaba Lourdes, todas, un montón.
En el censo electoral de 1965, padrones que no reflejan en su totalidad a este numeroso grupo de mujeres que se dedicaba a este menester, se encontraban inscritas en Los Abrigos, las siguientes pescadoras: Juana Marcelino Ramos, de 29 años; Isidora Alayón Ramos, de 41 años; Josefina Marcelino Alayón, 21 años; Efigenia Marcelino Marcelino, de 29; Elena Marcelino Ramos, de 33; Mª del Carmen Martín García, de 26; e Isabel Rodríguez, de 53 años.


Documentación: BRITO, Marcos: Pescadoras, marchantas o barqueras. Vendedoras de pescado en el Sur de Tenerife. Llanoazur ediciones

jueves, 24 de noviembre de 2016

Daniel Delgado Hernández, “Daniel la Calle”. Nombrete en el Valle de San Lorenzo

Daniel Delgado Hernández




A Daniel Delgado y a su hijo Francisco Delgado, carpinteros del Valle de San Lorenzo, se les conocía por su lugar de residencia, La Calle, la actual Calle Vieja. Daniel Delgado Hernández, Daniel la Calle, era hijo de Laureano Delgado Sierra, Tenero, y de Amalia Hernández; contando con 12 años en el Censo de Población de Arona de 1920. En el Padrón de Habitantes, a 31 de diciembre de 1955, Daniel Delgado Hernández se encontraba inscrito en el Valle de San Lorenzo, nacido en 1908 y de profesión carpintero; casado con Petra García García, que nace en 1906, y de profesión su casa; y su hijo Francisco Delgado García, Pancho la Calle, con fecha de nacimiento de 1928 y profesión carpintero. Estos carpinteros confeccionaron durante décadas las cajas mortuorias de los fallecidos en el Valle de San Lorenzo.

Documentación: BRITO, Marcos: Valle de San Lorenzo. Imagen y memoria. Y Nombretes en el Sur de Tenerife. Llanoazur ediciones


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Guagua de Agustín Reyes y algunas vendedoras de pescado de Los Abrigos. Cuatro Esquinas, San Miguel de Abona


Guagua de Agustín Reyes y algunas vendedoras de Los Abrigos. En las Cuatro Esquinas, 
en la Carretera General de San Miguel a Los Abrigos. San Miguel de Abona



La presencia de la mujer en la comercialización de la pesca es lo que se relata en Pescadoras, marchantas o barqueras. Vendedoras de pescado en el Sur de Tenerife. Publicación en la que se ha anudado a través de sus evocaciones, en las que han rememorado sus periplos, sus andares por tortuosos caminos, las vicisitudes por las que transcurrieron sus idas y venidas, con la carga a la cabeza.
Este andar con la sereta a la cabeza y compaginando traslados con las escasas rutas que realizaban las guaguas se mantuvo hasta la década de 1960, y en algunos casos en los setenta, cuando comienzan a introducirse los pequeños vehículos de motor, en lo que lo más frecuente era que el marido pescador o algún hijo acompañara a la mujer, como chófer, y recorrieran buena parte del Sur.
El servicio de guagua se inició en el Sur de Tenerife con las líneas entre Icod a Guía de Isora y a Playa de San Juan, y la empresa Transportes de Adeje. Otra de las guaguas, de las que se solían ayudar este grupo de mujeres, era la de Agustín Reyes, que desde San Miguel de Abona frecuentaba los pagos de Las Galletas y Los Abrigos. La utilizaban muchas de las pescadoras de estos dos barrios costeros y también la marchanta de Buzanada, Carmen García Morales. Mi madre iba y entonces no había guagua, ni había nada, después empezó Agustín Reyes. Ya yo iba por pescado también a Los Abrigos, y la cogía cuando iba pabajo en el Llano del Camello, y después venía muchas veces hasta Aldea, cuando empezó con esa guagua, ya más tarde.


Documentación: BRITO, Marcos: Pescadoras, marchantas o barqueras. Vendedoras de pescado en el Sur de Tenerife. Llanoazur ediciones