miércoles, 26 de abril de 2017

María Rodríguez Martín, María la de la Fonda. Vilaflor


 

María Rodríguez Martín


A María Rodríguez Martín se le nombra en Vilaflor como María la de la Fonda, por poseer una casa de comidas y pensión conocida por la Fonda de María, en la actual Avenida Hermano Pedro. Su hija Delfina Fumero Rodríguez, relata: mi madre en esta misma casa daba comida, esto le decía la Fonda de María. Entonces ella hacía muy bien de comer, cuando había una fiesta venían los guardias civiles de Arona y comían aquí, comían los sacerdotes, porque antes aquí no había casa parroquial y entonces más tarde dieron la casa parroquial donde está Fuente Alta, entonces siempre venían a comer aquí y a esto le decía la Fonda de María.
Otro de sus hijos, Chicho Rodríguez Martín, apunta que su madre era la cocinera del Hotel San Roque y cuando este centro hotelero cesa su actividad, María la de la Fonda se dedica, en su casa, a preparar comidas y dispone de una habitación para alquilar. No se ha podido precisar esta fecha, pero fue en los últimos años de la década de los años treinta del siglo XX. Con posterioridad dejó de alquilar esa habitación e instaló una venta y un bar, en cuyas tareas participaba su hijo Chicho.
Se han encontrado diversas referencias documentales en las que la conocida por Fonda de María consta como pensión o casa de huésped, o como bar o restaurante. Con fecha del 18 de febrero de 1949, la Fiscalía de la Vivienda de Santa Cruz de Tenerife remite escrito al Subdelegado Fiscal de Vivienda de Vilaflor, solicitando la confección de fichas sanitarias de hoteles, fondas, pensiones o casas de huéspedes existentes en el Municipio. Se envía ficha para que se cumplimente por: Fonda de Dª María Rodríguez Martín, establecida en R. López (Vilaflor). Si existiera otro establecimiento similar que haya escapado a la investigación de la Alcaldía del tipo de Casa de Viajeros, Mesones, Paradores, Posadas, etc. nos comunicará para enviarle seguidamente las fichas correspondientes.
Con posterioridad se refieren a este establecimiento como bar o restaurante, así se refleja en un cuestionario que desde el Ayuntamiento de Vilaflor se remite, en junio de 1962, a la Junta Insular de Turismo del Cabildo de Tenerife, y en cuyo apartado de alojamiento se indica: Existe la famosa casa de comida de “María” y dos pensiones que pueden albergar unas treinta personas. En la Matrícula Industrial y de Comercio, para el año de 1955, María Rodríguez Martín se encuentra inscrita en el epígrafe industrial de Abacería; en la Calle Rodríguez López, la actual Avenida Hermano Pedro.

Documentación: BRITO, Marcos: Nombretes en el Sur de Tenerife. Llanoazur ediciones


miércoles, 29 de marzo de 2017

Los Cristianos. Comienzos década de 1960












Los Cristianos. Comienzos década de 1960


En el frente de playa, de izquierda a derecha, se aprecia el Cine Marino, los salones, Salón del Peña y el Salón de Tavío, por José Peña Hernández y José Tavío Sierra. Detrás de estos salones la casa de Leandra Valentín, el Callejón de cha Leandra, y la vivienda de Benito Sierra. El salón de García Jorge, una especie de ferretería de aquella época, o la vivienda de Herminia Melo y el pescador Agustín Alayón.
En un segundo plano puede ver como se fueron formando las calles Juan XXIII y la Avenida de Suecia. Y aún se contempla las múltiples cuevas de la Montaña Chayofita.
En el muelle se aprecia, a la izquierda con gorra y bastón, al primer guardamuelle del Puerto de Los Cristianos, Juan Alfonso Batista.
Fotografía de inicios de la década de 1960.
Documentación: BRITO, Marcos: Los Cristianos 1900-1970. Vida cotidiana y fiestas populares. Llanoazur ediciones
“En los cincuenta se instala la Cooperativa Agrícola Río, los Almacenes García Jorge, La Fábrica se reabre como empresa de obtención de puzolanas. Las escuelas crecen, aunque hubo que esperar hasta los años sesenta, primeros otras dos y después el Colegio José Vicente Pérez de Valero. Se abre una nueva calle, prolongando la General Franco. Se instaura la recogida de basura por parte municipal y el alumbrado público llega con algunas bombillas en 1959; un año después el Cine Marino comienza a proyectar sus películas. Entre las décadas de los años cincuenta y los sesenta se suceden diversas aperturas de restaurantes; además son años de una larga lista  de acontecimientos de la vida cotidiana de un pueblo que ha ido creciendo; iniciándose diversas campañas para promover ese turismo del que se lleva hablando varias décadas, para lo cual, entre otras actividades, se solicita al Ministerio de Turismo su declaración de zona de interés turístico.
En la década de los sesenta se inicia la redacción del Plano de Urbanización del barrio de Los Cristianos, no exento de polémica y con un largo rosario de aclaraciones y rectificaciones. Se van construyendo las primeras edificaciones de apartamentos: Rosamar; Cristianmar o La Estrella. Se inaugura el primer hotel de cuatro estrellas, el Hotel Moreque.
Los veraneantes locales van en aumento, y desde que en 1957 se instauraron diversos vuelos charter, van cuando el número de visitantes a esta zona sur. Destacando a la Comunidad Sueca, de la que algunos de sus miembros se establecieron a finales de 1957, integrándose en la vida cotidiana del pueblo, construyendo sus viviendas, creando la Casa Sueca, promoviendo la Clínica Vintersol, que abrió sus puertas en 1965.”




domingo, 26 de marzo de 2017

Era en Cañada Verde. Arona, 1990





Era en Cañada Verde. Arona, 1990
"La importancia que tuvo el cultivo de los cereales para la subsistencia de nuestros antepasados ha configurado, con fatigas y miserias, nuestro paisaje agrario, ha dejado su huella en forma de paredes, atarjeas, huertas o de eras. Se enumeran 269, en su mayoría circulares, aunque también se encontraron elípticas, irregulares y en algún caso rectangulares. La generalidad está empedrada pero también hay lugares donde se utilizó la superficie de la zona, basalto o tosca. No encontrándose ninguna referencia a eras de tierra, como las utilizadas en el norte de la isla, en Teno Alto e incluso algún caso registrado en Vilaflor y Adeje."

Era en Cañada Verde:
“D: 17,50 m. Centro y madrinas ligeramente destacadas del resto del empedrado. Desnivel ligero, mayor altitud en el centro. La piedra, y según informa el cabrero Salvador González Alayón, fue traída en camellos desde el Barranco de Guaza. Pretil: dos alineaciones paralelas, de tosca y piedra de cantería de la montaña de Guaza; relleno de piedra menuda y barro; y con una ligera inclinación hacia el exterior. Construida en 1923. Cubierta de arena y cemento después de no usarse su espacio para la trilla, hasta 1994 fue usada por este cabrero para suministrarle la ración a las cabras.”



Documentación: BRITO, Marcos: Análisis de una infraestructura agraria: las eras en el Municipio de Arona. Llanoazur ediciones


Embarques clandestinos de papas por el Porís de Abona y Los Cristianos. 1920





Embarques clandestinos de papas por el Porís de Abona y Los Cristianos. 1920


La vida en este Sur deambulaba entre la subsistencia y la escasez. Se malvivía con lo que se obtenía del campo y del mar, dependiendo enormemente de que las consecuencias negativas que se producían, como las plagas de langosta y los ciclos de sequía, no enlazaran muchos años seguidos

Y en 1920 se acrecentó el período de escasez por el aislamiento, aún mayor, motivado por la Primera Guerra Mundial (1914-1918), y que motivó las prohibiciones para exportar, salvo en caso de autorización expresa, tal como se refleja en este comunicado de marzo de 1920.